Aforritmos

Aforritmos

2

Quedan los ángeles caídos, no del cielo sino de los rascacielos.



Si se lee cualquier frase de Artaud, incluso aquellas que no tienen ningún sentido evidente, debe advertirse que una aritmética precisa las gobierna. No la de una locura psíquica sino la de una estricta lógica de la enfermedad corpórea.

 

Giordano Bruno no fue quemado en la hoguera. Tal hecho no sólo es imposible sino que es una adulteración histórica. Ese modus operandi de falsificar es común y necesario para desviar la atención. Grandes acontecimientos del siglo XX han sido falsificados para expandir la amnesia, nuestra peste mayor. Al más grande de los escritores del siglo se lo ha tachado de antisemita: Ferdinand Céline.

 

El dinero es la ostia envenenada y las transacciones son rituales religiosos retorcidos.

 

Dogma, ese manifiesto de cineastas que algunos han ponderado, es una expresión de la impotencia.

 

Hasta el momento, sólo el expresionismo alemán sigue siendo retroactivamente el único modo efectivo de comprender a fondo el nazismo. Se anticipó a pensarlo, a advertirlo. Toda interpretación posterior contiene en sí una dosis de nazismo. Es inevitable pues aún nadamos en sus aguas. Las verdaderas intuiciones expresionistas hacen de todo lo que vino después meros comentarios.

 

Los Enciclopedistas franceses son los culpables de la ignorancia contemporánea por haber simplificado todo en someras ilustraciones.

 

Freud es un  ominoso Inquisidor de la conciencia y el que ha degradado la noble sensación de lo espiritual en el hombre. Es, también, el Goliath del Antiguo Testamento.

 

Hitler ha provocado más pensamiento que todos los filósofos del siglo. Notable picardía la suya.

 

Nótese que sin David Hume todavía estaríamos dormidos.

 

Judas fue el primer cristiano.

 

La educación crea analfabetos peores que los que no saben leer.

 

La información es sencillamente un aluvión de obscenidades para mentes pornográficas.

 

El verdadero poder está en la cartografía.

 

¿Cómo es posible que todavía condenemos el canibalismo si es la práctica más común entre los seres humanos?

 

No es la población la que crece geométricamente sino la cretinización.

 

De la ciudad hay que expulsar nuevamente a los artistas consagrados. Platón no estaba errado.

 

Es de una excentricidad notoria que escandalicen los efectos y no se busquen las causas.

 

Lo que sostiene el capitalismo es la fascinación por soportar la mentira.

 

Definición de los políticos: hermandad de delincuentes distinguidos.

 

El mundo siempre ha sido hostil pero jamás esa hostilidad ha causado tantos seres menesterosos de humillación.

 

Inevitable rebelarse; inevitable subordinarse. Infectados de una ambigüedad cul-de-sac.

 

Intermitencia de novedades hace fláccidos hasta los espíritus más mordaces.

 

La calle se ha vuelto insulsa.

 

La escritura se alcanza en un estado puro de inescritura.

 

Los libertinos fueron reemplazados por los enriquecidos. Calamitosa mutación.

 

La época no es lúgubre; es de una claridad lacerante provista por las pantallas luminosas.

 

Psicólogos: especialistas en mortificaciones.

 

La persecución ya no se sirve de los métodos conocidos. La tortura no se sirve de instrumentos. Ahora es la persona identificada la que se ocupa de todo.

 

Raro pero probado es que la verdadera putrefacción de los alimentos esté en las góndolas.

 

Cuando se pierde el pudor se pierde todo lo demás.

 

El sexo se ha vuelto una acrobacia circense.

 

Lo más perturbador es cómo las prosperidades materiales prosperan gracias a una vida disoluta.

 

Ya ni siquiera se tiene opiniones de las cosas. Dentro de las cabezas hormiguean los rumores.

 

Mientras la repugnancia no se vuelva vomitiva seguiremos cursando el estado actual.

 

Si al menos estuviéramos agazapados en una rigurosa reclusión…Nos hemos adaptado a un quisquilloso y sórdido aislamiento.

 

Triunfo del Ejército Intangible del Sonambulismo.

 

¿Por qué faltan esas ideas sediciosas? Por haber perdido la vergüenza.

 

El único tumor es la implementación de una medicina regida por las leyes del comercio internacional.

 

No son tiempos vacíos sino bien poblados de presuntuosos profesionales.

  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *